HACIA UNA EDUCACIÓN DE CONSERVATORIO HUMANAMENTE COMPATIBLE